Sonreir te hace más feliz

Sonreír te hace más feliz

Algunos estudios científicos han probado que sonreír libera endorfinas, serotonina y otros analgésicos naturales que produce nuestro cuerpo. También se ha asociado la sonrisa a la reducción de los niveles de hormonas causantes del estrés (adrenalina, cortisol y dopamina) y la disminución de la presión arterial. Podría decirse que sonreír es un casi un fármaco natural.

Y no sólo ahí se limitan sus beneficios. Tan sólo por el mero hecho de ver a alguien sonriéndonos, un curioso estudio afirma que generamos niveles de estimulación sobre nuestro cerebro y corazón parecidos a los que recibiríamos si comiéramos 2.000 tabletas de chocolate o ganáramos 12.000 euros.

Las endorfinas que tu cerebro libera cuando sonríes son  sustancias naturales opioides que estimulan los centros cerebrales del placer y que circulan por tu cuerpo produciendo una serie de beneficios:

  • Actúan como un analgésico natural disminuyendo los dolores corporales
  • Reducen el nivel de estrés
  • Fortalecen el Sistema Inmunitario
  • Ayudan en la recuperación de muchas enfermedades, tanto enfermedades físicas como enfermedades mentales
  • Aumentan la sensación de placer y bienestar
  • Mejoran el estado de ánimo
  • Y aumentan el nivel de felicidad

Para empezar, sonreír tiene un efecto muy positivo sobre ti mismo. La propiocepción es un sistema de comunicación de doble sentido entre tu cerebro y tu cuerpo. La vía conocida es la que va del cerebro a tus músculos cuando algo te pone contento y tu cerebro le da la orden a tu cara de que sonría.

Sin embargo también existe la vía de comunicación contraria: si sonríes, incluso aunque no sea genuinamente, tu cerebro también recibe esa información de los músculos. Entiende que estás sonriendo y que por lo tanto hay algo que debe estar  poniéndote contento, así que para ser congruente su estado emocional empieza a cambiar hacia el optimismo. Comenzarás a sentirte más alegre.

Esta teoría de la retroalimentación facial ya la apuntó el mismo padre de la evolución, Charles Darwin, constatando que incluso la simulación de una emoción podía provocarla realmente en nuestra mente.

Cuando sonríes el cerebro interpreta que estás contento y libera sustancias capaces de alegrarte

Incluso existe el efecto contrarío. Un reciente estudio demostró que la gente que se inyecta Botox en las patas de gallo y pierde la capacidad de sonreír con naturalidad tiene más tendencia a deprimirse.

En muchas ocasiones la sonrisa es resultado de un estado previo de bienestar y felicidad, es decir, te sientes bien, estás feliz, sonríes y tu cerebro te recompensa por ello produciendo sustancias que te hacen estar todavía más feliz.

Pero otras veces estás decaído, desganado, triste… y alguien o algo te hacen sonreír. Tu cerebro te va a recompensar de la misma manera que en el caso anterior, es decir, los efectos positivos de sonreír son los mismos independientemente de si estás feliz o triste.

Lo mismo ocurre cuando finges una sonrisa, ya que el cerebro no es capaz de distinguir si dicha sonrisa es natural o forzada, por lo que libera endorfinas en ambos casos.

  1. Hace que te sientas mejor

Sonreír con frecuencia tiene muchos efectos beneficiosos que en conjunto hacen que te encuentres bien, que te sientas mejor en comparación con aquellas personas que no sonríen tan a menudo.

Algunos de esos efectos beneficiosos son:

  • Reduce la presión arterial, disminuyendo las probabilidades de que sufras un ataque al corazón u otros problemas cardiovasculares
  • Previene la depresión y la tristeza
  • Genera estados de ánimo positivos y placenteros
  • Favorece la homeostasis interna, es decir, el equilibrio interno de tu organismo
  • Contribuye a tu salud, tanto física como mental
  • Mejora la percepción que tienes de tu salud
  • Te hace dormir mejor
  • Relaja los músculos
  • Reduce la tensión
  • Ejercita el cuerpo.  Etcétera.

Se podría decir que la sonrisa es un medicamento natural que mejora la salud, y es que ya lo decía Charles Darwin: “Sonreír nos hace sentir mejor”.

Sonreír no sólo te alegra a ti, sino que también envía la señal a aquellos que te rodean de que eres una persona social, confiable y cercana. Y además es evolutivamente contagioso.

Te habrás dado cuenta de que cuando sonríes a alguien, incluso a un desconocido por la calle, es probable que te devuelva la sonrisa. En realidad la mitad de la gente devuelve la sonrisa a un extraño. Aunque creas que eso ocurre por cortesía, realmente es por el efecto de las neuronas espejo y la reciprocidad. Cuando te devuelven la sonrisa, lo que consigues con esto es inducir un cambio positivo en el estado emocional de esa persona. Y eso es muy beneficioso porque inconscientemente asociará esa sensación con tu presencia.

  1. Aumenta la esperanza de vida

En 2010 se realizó un estudio en la universidad Wayne State University de Michigan, Estados Unidos, cuyo objetivo era descubrir si la amplitud de la sonrisa de una persona tiene relación con la cantidad de años que vive.

El estudio consistía en analizar fotografías de jugadores de importantes ligas de baloncesto estadounidenses anteriores a los años cincuenta junto con sus datos vitales.

Los datos que obtuvieron fueron que los jugadores que sonreían en las fotos vivían una media de 80 años y aquellos que no lo hacían vivían una media inferior de 72,9 años.

Por lo tanto, los investigadores concluyeron que la amplitud de la sonrisa de una persona puede determinar la cantidad de años que va a vivir.

Aunque los resultados de este estudio hayan confirmado la hipótesis de los investigadores, esto no quiere decir que porque una persona sonría más ampliamente o más a menudo vaya a vivir más años sin lugar a dudas.

Pero el hecho de sonreír junto con todos los beneficios que se derivan de dicho acto y que has visto anteriormente (disminuye el nivel de estrés, mejora el sistema inmunitario, previene la depresión…) puede contribuir a vivir más, con mejor salud y más felices.

  1. Mejora las relaciones sociales

Cuando sonríes pareces una persona más cercana, accesible, sociable, extravertida, amistosa, confiable, generosa, educada, positiva… lo cual te ayuda a empatizar, a relacionarte más fácilmente con los demás y a mejorar los lazos establecidos.

Y es que la sonrisa es contagiosa, por lo que si sonríes a alguien lo más seguro es que esa persona te devuelva la sonrisa, ya sea de manera consciente o inconsciente, lo cual te ayuda a acercarte a ella.

Como dijo Goleman: “La risa puede ser la distancia más corta entre dos cerebros, provocando un contagio irrefrenable que establece un vínculo social inmediato”.

Este contagio se produce por el efecto de las neuronas espejo, las cuales son las causantes de que al observar un gesto o una conducta la imites de manera inmediata.

Cuando sonríes a una persona y esta te responde con otra sonrisa, estás provocando cambios positivos en su estado emocional, como hemos visto anteriormente al hablar de las endorfinas y del poder que tiene una sonrisa para hacer que alguien se sienta mejor.

A lo largo de la historia se han realizado muchos estudios e investigaciones sobre la sonrisa y las relaciones sociales. Uno de ellos reveló que las personas confiamos más en un desconocido si este nos sonríe que si mantiene el rostro serio.

Una investigación que se realizó en Suecia reveló lo que ya te he contado en este apartado, que cuando ves a una persona sonriendo tiendes a sonreír tú también y te cuesta más fruncir el ceño o mostrar gestos de enfado.

Las sonrisas hacen que sea más fácil iniciar una conversación o una relación con alguien que no conoces, que parezcas más empático y cercano, que las relaciones sean más satisfactorias y agradables, que provoques sentimientos positivos en los demás…

  1. Te ayuda a conseguir tus objetivos

Cuando sonríes las personas que se encuentran a tu alrededor te perciben como alguien seguro de ti mismo, competente, capaz de hacer frente a los problemas y con una buena autoestima, lo cual te puede ayudar a conseguir aquellos objetivos que te propongas.

Por ejemplo, si eres comercial y tienes que vender un producto, el hecho de sonreír hace que el cliente esté más predispuesto a escuchar aquello que quieres contarle.

La sonrisa también te puede ayudar si tienes una entrevista de trabajo, si tienes que acudir al banco a pedir un crédito, si tienes que pedirle un favor a alguien…

El acto de sonreír también ayuda a la hora de ligar, ya que las personas que sonríen transmiten una mayor autoconfianza y son percibidas como más atractivas en comparación con aquellas que no lo hacen.

Y es que la sonrisa atrae, lo cual multiplica las posibilidades de conseguir tus objetivos cuando se trata de convencer a alguien.

Fuentes:

https://www.lifeder.com/beneficios-de-sonreir/

10 Increíbles Beneficios Psicológicos y Sociales de Sonreír

Deja un comentario